"Año del Bicentenario del Perú: 200 años de Independencia"

9.9 C
Puno
viernes, 28 enero 2022

¿Y dónde aprendiste a llorar así…cocodrilito?

Recomendados

Por: Hugo Supo

- Anuncio -

¿Por qué lloramos?. Antes que todo, hay que comprender que el llanto es la expresión de emociones humanas, pasa en la mayoría de casos, en momentos de desconsuelo, y de tristeza, pero, también hay gente que llora por alegría, por emoción, por capricho, por remordimiento, impotencia, intolerancia…arrepentimiento. Y a veces, simplemente lloramos por querer impactar en nuestros interlocutores, a esas lagrimas se les conoce como las famosas “de cocodrilo”.

¿Y se han preguntado del por qué se le dice al llanto falso,“lagrimas de cocodrilo”?. Yo si, y he encontrado alguna respuesta. Se dice que “Desde tiempos remotos, se sostenía que el saurio, para atraer a sus víctimas emitía un extraño e insinuante gemido. Otros añadían que, una vez devorada la presa, el temible reptil lloraba sobre los despojos de su comida, quizás afligido porque el festín hubiese terminado tan de prisa y no falta quien asegura que suele comerse a sus propias crías”. (www.belcart.com)

- Advertisement -

Explicado “científicamente”, se sabe que las famosas lágrimas de cocodrilo son una secreción acuosa que mantiene húmedos los ojos del animal, fuera del agua, pero no tienen nada que ver con el llanto, debido a que las glándulas salivales y las lacrimales de este animal están situadas muy cerca unas de las otras y por eso, se estimulan constantemente, lo que hace que al animal mientras llore mientras come.

“Todo esto, sumado a la fantasía popular sirvió para dar origen a la expresión “lágrimas de cocodrilo”, con la que se alude al dolor fingido de alguien ante cualquier suceso desgraciado, dolor que no es tomado en serio por ninguna de las personas que lo contemplan”. (www.belcart.com)

Intento explicar este asunto, luego que observara diversas motivaciones de llanto en conocidos, amigos, y familiares.

Era de noche. Las estrellas se habían ocultado detrás de las tormentosas nubes, como no queriendo ver el bochornoso incidente. De pronto, vi salir lágrimas de aquellos ojos. No había motivos aparentes- un capricho quizás-, pero, por algún motivo no creí en ese llanto.

Por momentos dudé. Parecía tan real, las lágrimas –aunque pocas- brotaban de las esferas remojadas que encajaban perfectamente con el desconsolado instante. Me explicó que era la primera vez que lloraba frente a un desconocido. Eso fui yo.

Al parecer le habían robado, o le habían despojado de algo que apreciaba con celo. No llegué a entenderle muy bien, pues, su llanto empeoró a cada momento. Quise consolar a la desconocida jovencita. No se dejó, y atinadamente escondió el rostro. No pude distinguir si en verdad lloraba o era mero fingimiento que trataba de esconder. ¿Era vergüenza o sinvergüencería?.

Empezó a alejarse, caminó de prisa, corrió finalmente. Yo también corrí tras ella, atraído por el anzuelo del desconcierto. Se detuvo, volteó la mirada, y finalmente la “cocodrilito” sonrió tiernamente.

No había reaccionado bien, cuando sentí un brazo fuerte rodeando el cuello mío, quise zafarme, pero otros cuatro brazos empezaron a golpearme, ante la tranquila mirada de ella.

Me amenazaron con su grosero verbo, trataba de resistir, pero, fue poco lo que pude hacer. Al dejarme malherido por la golpiza, corrieron y desaparecieron del lugar, llevándose consigo las pocas pertenencias que llevaba en mi mochila.

Pasado unos minutos, me levanté, y juré en no volver a creer en los llantos de cocodrilo. Como fue aquella vez.

Finalmente para los cocodrilos

Julio Cortazar lo recomendó bien. En instrucciones para llorar señala: “Dejando de lado los motivos, atengámonos a la manera correcta de llorar, entendiendo por esto un llanto que no ingrese en el escándalo, ni que insulte a la sonrisa con su paralela y torpe semejanza. El llanto medio u ordinario consiste en una contracción general del rostro y un sonido espasmódico acompañado de lágrimas y mocos, estos últimos al final, pues el llanto se acaba en el momento en que uno se suena enérgicamente. Para llorar, dirija la imaginación hacia usted mismo, y si esto le resulta imposible por haber contraído el hábito de creer en el mundo exterior, piense en un pato cubierto de hormigas o en esos golfos del estrecho de Magallanes en los que no entra nadie, nunca. Llegado el llanto, se tapará con decoro el rostro usando ambas manos con la palma hacia adentro. Los niños llorarán con la manga del saco contra la cara, y de preferencia en un rincón del cuarto. Duración media del llanto, tres minutos”.

(Hugo Supo es egresado de la Escuela Profesional de Ciencias de la Comunicaci?n de Puno-Per?, jefe de prensa en el Diario Los Andes, periodista de Pachamama Radio)
- Advertisement -
- Advertisement -

Más artículos

2 COMENTARIOS

  1. HOLA HUGO UN SALUDO REVOLUCIONARIO DE AREQUIPA, TE FELICITO POR TU BLOOGER ESTA MUY BIEN HECHO, MI NOMBRE ES JUAN CARLOS SOY MILITANTE DE LA jc DE PATRIA ROJA Y TE HEMOS AGRGADO A LA RED ROJA DE NUESTROS BLOGGER, ESPERO COMUNICARME PRONTO CONTIGO

    ATENTAMENTE
    JUAN CARLOS LA HOZ

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Anuncio -

Más leídos