"Año del Bicentenario del Perú: 200 años de Independencia"

9.9 C
Puno
viernes, 28 enero 2022

La sociedad civil de Puno

Recomendados

Por: Hugo Supo
La figura de la sociedad civil, como hoy la conocemos, empezó a empoderarse tras la crisis de partidos políticos que nuestra historia escribió en los noventa del siglo XX. Fue una respuesta, precisamente, a la debilidad organizacional que presentaron los desprestigiados partidos tradicionales y gremios. Quedaron inclusive, en determinado momento, los medios de comunicación como los únicos canales para llevar las necesidades del pueblo ante el Gobierno.
Surge entonces la pregunta, ¿quiénes conforman la sociedad civil? En el contexto nuestro y hasta hace poco, la idea de sociedad civil había sido copada por las Organizaciones No Gubernamentales (ONG), pero esto está muy lejos de la realidad.
Las ONG tuvieron su auge en paralelo a la crisis de los últimos gobiernos, en ocasiones hasta reemplazaron al Estado e hicieron competencia en el uso de recursos, todo parecido, con la pequeña diferencia de que no tenían que rendirle cuentas a nadie.
Bien se podría decir que las ONG crearon su propia burocracia y con el cuento de ayudar a combatir la pobreza, lo que en realidad hacían era proteger los puestos laborales de sus miembros y financiamiento.
No, señores, las ONG no son la sociedad civil, su misma organización, del tipo antidemocrática, las descalifica para irrogarse la representación de los intereses de toda una población.
La sociedad civil, es pues, nuestro pueblo organizado, aquel que deseoso de hacer política construye institucionalidad con el objetivo de encauzar las necesidades de la mayoría hacia proyectos viables que deben ser ejecutados por los gobernantes.
Son parte de la sociedad civil los gremios de trabajadores, las asociaciones de comerciantes, de barrios, centros poblados, transportistas, gremios de profesionales, de empresarios, universidades, entre otros. Estos son los obligados hoy, por ejemplo, para guiar a la región Puno a lograr ahora (en este gobierno y en este contrato) el Gasoducto Sur Peruano para el altiplano.
Las organizaciones políticas, que ahora luchan por ser parte del Gobierno, y las ONG deben sumarse a la empresa nacida desde la sociedad civil, por el bien de Puno eviten deslegitimarla. (Publicado en Correo Puno 11/08/14, Foto: Internet)
(Hugo Supo es egresado de la Escuela Profesional de Ciencias de la Comunicaci?n de Puno-Per?, jefe de prensa en el Diario Los Andes, periodista de Pachamama Radio)
- Advertisement -
Artículo anteriorEl reto de la industria
Artículo siguiente¡Gas natural para Puno, ahora!
- Advertisement -

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Anuncio -

Más leídos