"Año del Bicentenario del Perú: 200 años de Independencia"

8.2 C
Puno
sábado, 27 noviembre 2021

#ExpedienteMalditosDelCostal: Epílogo

Recomendados

Por: Hugo Supo
El fiscal Omar Alberto Quispe Vargas quedó impactado por los titulares de los periódicos informando sobre la muerte del mototaxista Juan Carlos Uturunco ocurrido la noche del 19 de enero del 2015. La ola de asesinatos se había hecho incontenible, era el runrún diario en la Juliaca pre-carnavalesca.
A pesar de la serie de homicidios ocurridos desde el año 2014, el Ministerio Público especializado en crimen organizado recién abrió la investigación formal tras haberse hallado el cuerpo de Juan Carlos en la salida a Puno.
Entonces, mototaxistas movilizados y prensa reclamando resultados provocaron respuestas. Un equipo policial especializado se instaló en Juliaca. Había llegado la hora de conocer a los “Malditos del costal”.
ESPIADOS. Mientras Willy Pacha Huanca y Juan Jesús Córdova Quispe preparaban el homicidio de Luis Eduardo Apaza Apaza, su séptima víctima, los agentes de la policía vigilaban el movimiento de un personaje clave: Leornardo Mormontoy Cazasola.
Fue él quien compró el equipo celular y la bateria de moto, perteneciente al muchacho Juan Carlos Uturunco.
El final de esta historia empezó a las 18:21 horas del 20 de enero, a esa hora Leonardo Mormontoy insertó el chip con el número 951155555 al equipo codificado con el número 351648060598990 sin saber que estaba siendo monitoreado por la policía. La caída de los malditos era cuestión de días.
EL PRIMERO. Leonardo Mormontoy fue detenido a las 20:45 horas del 11 de febrero cuando pretendía viajar a Puerto Maldonado desde el terminal terrestre de Juliaca. No había escapatoria, tuvo que hablar todo lo que sabía mientras un secretario anotaba cada una de sus palabras en la oficina de Seincri Juliaca.
FINALMENTE. Esa misma noche, en el grifo San Román, en el cuartucho de la muerte, los psicópatas ni siquiera sospechaban que serían detenidos en los siguientes minutos, roncaban hasta que escucharon unos pasos fuera de la habitación. Habían caído.
CONFESARON. Willy Pacha Huanca y Juan Jesús Córdova Quispe fueron sometidos a extensos interrogatorios. Se esforzaron por negar todo al principio, cayeron en contradicciones y ya les fue imposible disimular.
El último de los asesinos, Wilson Quispe Arque, que estaba en Tacna, decidió entregarse en aquella localidad.  
(Hugo Supo es egresado de la Escuela Profesional de Ciencias de la Comunicaci?n de Puno-Per?, jefe de prensa en el Diario Los Andes, periodista de Pachamama Radio)
- Advertisement -spot_img

Más artículos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisement -spot_img

Más leídos